Liderazgo femenino

Liderazgo femenino en Ecuador: ¿Cómo lograr la equidad económica en función del género?

Una sociedad justa y equitativa es aquella en la que todos sus miembros tienen igualdad de oportunidades. Es una sociedad en la que mujeres y hombres participan activamente para alcanzar el crecimiento económico. Al mismo tiempo, es una sociedad en la que la distribución de la riqueza no distingue género. Cuestiones que el liderazgo femenino en Ecuador, y en el mundo, deben defender y defienden.

La equidad económica constituye un principio fundamental para lograr el desarrollo. Algunas instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial, sostienen que la equidad económica se basa en dos premisas básicas. Por un lado, la igualdad de oportunidades y, por otro lado,  la no privación absoluta.

La igualdad de oportunidades suele asociarse con las posibilidades que todas las personas tienen para acceder al progreso social. También se asocia con la idea de que todos tienen los mismos derechos y que éstos no son inferiores a los de ningún otro individuo. Independientemente de si se es niño, anciano o mujer.

La no privación absoluta  es una tesis que estipula que todos deben gozar de condiciones sociales mínimas. Ese es un requisito crucial para poder obtener la superación personal, social y profesional. De allí, la necesidad de crear políticas públicas que mejoren la calidad de vida de aquellos sectores más desfavorecidos.

¿Hacia dónde lleva la equidad económica?

El mayor beneficio de la equidad económica como principio es contribuir con el crecimiento económico de las naciones. Ningún grupo social en el que únicamente los  hombres tengan acceso a la riqueza o a los ingresos, puede crecer. Ningún país en el que exista  desigualdad de género en ámbitos como, por ejemplo, el profesional, puede decir que se desarrolla a plenitud.

Eso ha sido demostrado en diversas épocas y regiones del mundo, desde África hasta Latinoamérica. Por ello, en los últimos años los esfuerzos de los líderes mundiales han estado puestos en visibilizar el rol de la mujer. En darle el lugar que merece en ámbitos, como  derechos económicos, puestos de trabajo y salarios, solo por mencionar unos pocos.

En este escenario, el liderazgo femenino en Ecuador tiene un papel crucial. No sólo debe dar la lucha por lograr mayores avances en el país en esta materia. También debe sumarse a iniciativas, cuya meta sea dotar de herramientas a la ciudadanía para que accione. Después de todo, un Ecuador desarrollado requiere de equidad económica.

Equidad económica e igualdad de género

La equidad económica y la igualdad de género son temas que están muy vinculados. Las brechas económicas que existen entre hombres y mujeres no son más que expresión de la desigualdad que impera entre unos y otras. La distribución de la riqueza ha sido, y sigue siendo, desigual. Esto es producto también de las barreras laborales que todavía se imponen a las mujeres.

El género masculino ocupa mejores puestos profesionales y obtiene mayores salarios que su par femenino. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo ilustra muy bien: en el año 2016, 77 centavos ganaba una mujer por cada dólar que percibe un hombre, haciendo el mismo trabajo. En cuanto a la tenencia de propiedades, la ONU señala que menos del 20% de los propietarios de tierras del mundo son mujeres.

Alcanzar la equidad económica tiene tal preponderancia que la igualdad de género está entre los objetivos de desarrollo sostenible de  la ONU. Este organismo cree fielmente que empoderar a las mujeres y niñas tiene un efecto multiplicador y promueve el crecimiento económico. Por eso, la lucha por disminuir las brechas económicas entre hombres y mujeres es de las más importantes en la actualidad.

El liderazgo femenino en Ecuador debe de entenderlo así. Los ecuatorianos deben de centrarse en la construcción de una sociedad más igualitaria y equitativa. Para ello, es necesaria la participación social activa. Así como la constitución de líderes que puedan innovar y generar el cambio dentro de la sociedad.

¿Cómo lograr la equidad económica en función del género?

Lograr la equidad económica en función del género no es una labor sencilla pero tampoco es imposible. Hay grandes espacios que han sido ganados por las mujeres en los últimos años. Aún quedan escenarios por conquistar. Pese a eso, los avances deben continuar desde todos los sectores de la sociedad. Principalmente, porque la equidad económica en función del género es algo que no sólo trae beneficios para las mujeres.

Ahora bien, para alcanzar la equidad económica el empoderamiento femenino es clave. Por eso, el liderazgo femenino en Ecuador, y a nivel mundial, debe de estar abocado a empoderar a las mujeres. La mujer debe comprender el trascendental rol que posee, no sólo en el ámbito económico, sino también político, social, cultural, ecológico, entre otros.

La creación y el impulso de políticas públicas en pro de las mujeres es otro de los requisitos para lograr la equidad económica. Los líderes públicos deben garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Estas oportunidades deben pendular en torno a algunas áreas principales, como:

1. Educación igualitaria de calidad y gratuita

En muchas partes del mundo, las mujeres aún no tienen acceso a la educación en la misma proporción que los hombres. Según la ONU, algunas naciones todavía están lejos de la paridad en educación primaria. Más son los hombres que van a la escuela que las mujeres. Algo que debe revertirse ya que es la formación educativa la base primordial para que todo individuo prospere.

2. Acceso igualitario a puestos de empleo

Pese a que cada vez más las mujeres acceden a cargos laborales importantes, los roles profesionales más relevantes son desempeñados por hombres. Aún existen corporaciones que se resisten a contratar mujeres para que desempeñen determinadas funciones dentro de sus instalaciones.

3. Salarios equitativos y justos:

Tal y como afirma la ONU, hoy en día las mujeres ganan un salario menor que los hombres por realizar exactamente el mismo trabajo. Esto es un acto de desigualdad pero también de discriminación hacia el género femenino. Lo ideal es que hayan salarios equitativos y justos en función de la actividad productiva que se desempeñe.

4. Acceso femenino a mayores recursos económicos:

Las mujeres deben de tener mayores posibilidades para acceder a la tenencia de tierras y propiedades, producto de su trabajo e ingresos. Esto es vital para garantizar una mayor distribución de la riqueza dentro de la sociedad. Sobre todo porque la mayoría de los medios de producción a nivel mundial están en manos de los  hombres.

5. Mejora de las condiciones sociales mínimas para las mujeres:

Las condiciones sociales son determinantes para que las mujeres, y todo individuo, puedan  desarrollarse y lograr el progreso social. Garantizar el acceso a servicios básicos, velar por algunos derechos,  impulsar el bienestar social, son algunas de las competencias del Estado en esta materia.

En Ecuador, estas iniciativas deben de tener gran respaldo social. El liderazgo femenino en Ecuador debe de estar apoyado por los diversos sectores de la nación: el gubernamental, el empresarial, el civil, entre otros. Solo así se garantizará que tales proyectos sean efectivos y eficaces. Especialmente, porque la inclusión de la mujer en la sociedad va más allá de la mera declaración, requiere en gran medida de la acción.

¿Qué ofrece el foro para las mujeres del Ecuador?

El Segundo Foro de Liderazgo Público 2018, Capítulo Ecuador, ofrece importantes herramientas para las mujeres y el liderazgo femenino en Ecuador. Uno de los objetivos es contribuir con las mujeres ecuatorianas y su papel dentro de la sociedad. De modo tal que puedan estar empoderadas en sus comunidades.

Este evento de talla internacional contará con destacados conferencistas. Abordará temas relacionados con el empoderamiento femenino y con el desarrollo con igualdad. Las conferencias sobre Políticas Públicas Para la Equidad Económica y Mujeres y Equidad económica, son algunas de las que abordarán estos temas.

Estas ponencias giran en torno a la necesidad de la equidad entre hombres y mujeres para alcanzar el crecimiento económico. Los principales retos y desafíos que tiene el género femenino y las posibilidades de superación femenina en la actualidad, son otras de las temáticas.

La idea es dotar a la ciudadanía de la formación necesaria para que se convierta en un agente de cambio. El foro se concibe como un espacio de desarrollo para aquellas personas que se encuentren dispuestas a aprender a ser líderes. Otro de los fines es la creación de una comunidad de líderes y, por qué no, de un nuevo liderazgo femenino en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *